Sanidad Porcina 09/08

Enfermedades Gastrointestinales

 

 

 

La porcicultura ha progresado notablemente en instalaciones, nutrición y mejoramiento genético del pie de cría. Sin embargo, existen explotaciones porcinas que al exigir un mayor rendimiento económico del cerdo, no satisfacen los requerimientos mínimos necesarios: nutricionales, sanitarios, de instalaciones y de manejo.

Estas deficiencias conducen a una mayor incidencia de enfermedades infecciosas y específicamente de aquellas que suelen presentarse en las primeras fases de vida de los lechones, aún cuando al hecho que cada vez hay mayor tendencia a efectuar un destete precoz. 

 

El porcentaje de mortalidad varía de un lugar a otro, pero siempre presenta pérdidas significativas. Según los reportes de mortalidad de los lechones antes del destete, en diferentes países se ha visto que varía entre 20 y 30%.

 

La diarrea es el paso de heces fluidas con pérdida de agua y electrolitos ocasionando deshidratación, acidosis metabólica y frecuentemente muerte del animal por hipercalemia. Puede presentarse desde las 24 horas del nacimiento y estar o no acompañada de vómito. 

Dependiendo del tratamiento y de la causa de disfunción, los lechones se deshidratan y mueren; en los sobrevivientes se observa retraso en el desarrollo, baja conversión alimenticia y alta susceptibilidad a otro tipo de agentes infecciosos.

 

Etiología

Dentro del complejo de las diarreas del cerdo, se ha insistido en tratar de etiquetar a las diarreas de acuerdo con el microorganismo aislado o demostrado en forma directa o indirecta. En este sentido podemos razonar que el taxonómico etiologista tradicional, se aleja diametralmente de lo que se observa en el campo, dado que no siempre existe una correlación causa-efecto entre el agente microbiano y la manifestación de la enfermedad. 

 

En términos prácticos quiere decir que si se toma como único punto de partida la evidencia de un microorganismo involucrado en el problema, no será posible resolverlo. Dicho de otra manera, el evidenciar la presencia de un agente bacteriano en un problema diarreico no garantiza de manera alguna que éste sea el causante del problema, los otros dos factores corresponden al cerdo y al medio ambiente.

 

La diarrea infecciosa, se presenta cuando uno o más enteropatógenos invaden el intestino produciendo lesiones anatómicas de variada severidad con evacuación de heces muy fluidas. Existen factores predisponentes básicos que incluyen: deficiente capacidad de amamantar de la cerda, baja condición general o de peso de la camada y factores ambientales tensionantes tales como exceso de humedad, corrientes de aire, encharcamientos, bajas temperaturas, alta densidad y en general mínimas condiciones sanitarias.

 

Tabla 1. Diarreas de etiología infecciosa en porcinos, clasificadas según la etapa de desarrollo.

Recién nacidos
(de 7 días al destete)

Lactantes

Destetos

Adultos (hasta los 7 días)

Colibacilosis

Colibacilosis

Colibacilosis

 

Clostridiasis

 

 

 

C.Perfrigens, tipo C

 

 

 

 

 

 

 

C.Perfringens, tipo A

 

 

 

Campilobact

Campilobact

Campilobact*

Campilobact**

 

Salmollenosis

Salmonellosis

Salmollenosis

 

Treponemiasis

Treponemiasis

 

 

Espiroquetosis

Espiroquetosis

 

Gastroent.

Gastroenteritis

Gastroenteritis

Gastroent

trasmisible

trasmisible

trasmisible

trasmisible

 

 

 

 

Diarrea epid

Diarrea epidémica

 

 

Tipo II

Tipo II

 

 

 

 

 

 

Rotavirosis

Rotavirosis

 

 

 

 

Diarrea epidémica

Diarrea epidémica

 

 

tipo I

tipo I

 

Estrongilosis

 

Hyostron.

 

Coccidiosis

 

 

* Como complejo adenomatosis intestinal
** Como enteropatía hemorrágica Proliferativa

 

Control

La protección específica e inespecífica interviene en forma decisiva en la presentación y desarrollo de la infección intestinal. La madre, suple al lechón a través del calostro de una serie de sustancias que lo protegerán durante los primeros días de vida y el neonato responde en forma específica e inespecífica a agentes causales de la diarrea. Sobre ambas respuestas es posible actuar para estimular su acción.

 

Los métodos para controlar las diarreas son variados y generalmente están dirigidos a un microorganismo. Por ejemplo, se ha tratado de evitar la colonización temprana del intestino del lechón por E. Coli por medio de antibióticos o bacterias acidificantes y se ha realizado inmunización de los animales contra los rotavirus, gastroenteritis transmisible o E. Coli.

 

Debido a que se presentan muchas interacciones entre varios microorganismos, para su control se ha recurrido a productos que tienen un efecto estimulante sobre el sistema inmune del lechón. Se ha utilizado suero sanguíneo del animal adulto administrado por vía oral, adyuvante oleoso sin antígeno inyectado por vía subcutánea y bacterias acidificantes vivas o sus productos.

 

La terapia sintomática basada en prueba y error ha sido el mejor sistema disponible para el manejo de la enfermedad diarreica. El gran número de agentes terapéuticos son testimonio de la actitud prevalente de los productores hacia su control.

 

En nuestro medio se desconoce el verdadero papel e impacto de la diarrea en una granja y aunque los informes de los centros de diagnóstico demuestran que se encuentra dentro de las tres primeras causas de baja productividad en porcinos, su importancia apenas es estimada.

 

Diarrea de Etiología Viral

Gastroenteritis Transmisible (GET)

Cuando la GET epizoótica irrumpe por primera vez a una granja, por lo general lo hace en los corrales de engorde o destete y luego pasa a las de cría, en donde puede llegar a ocasionar mortalidad del 100% de los lechones menores de 15 días de edad; el brote dura 2 a 4 semanas en promedio y finalmente se detiene. 

 

Se ha observado que este arresto se produce cuando las cerdas se infectan entre 80 y 100 días de gestación, se inmunizan y cuando paren ya son capaces de proteger a los lechones o sea que los animales recuperados, al quedar inmunes, hacen que el virus no circule y por lo tanto no infecte a los susceptibles. En una granja donde sucede un brote, usualmente éste no se presenta al siguiente año, sino que puede ocurrir más tarde o no volver a presentarse, debido a que la inmunidad del pie de cría puede durar más de un año y sólo cuando disminuye pueden infectarse los lechones.

 

La GET enzoótica se caracteriza por causar diarreas en la segunda y tercera semana de la lactancia, con elevada morbilidad y baja mortalidad. Se presenta en granjas que reúnen algunas de las siguientes condiciones: granjas de 1000 o más animales, de ciclo completo, con calendario continuo de partos, que tenga historia de brotes de GET epizoótico y con malas condiciones de higiene y de manejo.

 

Todos los factores anteriores se conjugan para ofrecer un medio ambiente favorable para la presentación de GET enzoótico o sea gran cantidad de lechones susceptibles, baja inmunidad de las cerdas, reflejándose en una débil inmunidad lactogénica y en general protección deficiente del lechón.

 

En una granja, esta enfermedad que es de fácil reconocimiento en su presentación primaria se torna en un problema de diagnóstico difícil cuando existe cierta inmunidad de lote, cambiando algunos aspectos epizootiológicos que hacen que pueda pasar desapercibida en algunas ocasiones.

 

Rotavirosis

Desde hace algunos años se han sugerido casos de diarrea por rotavirus en lechones entre siete y diez días de edad, la mayoría de ellos de presentación benigna; brotes con elevada morbilidad y baja mortalidad, si la enfermedad no es manejada adecuadamente. Este padecimiento no es de fácil control y requiere estudios sobre los tipos antigénicos existentes y sobre el posible uso de vacunas autógenas. 

 

Control

Con la experiencia actual, en las granjas no se tienen medidas de higiene específicas que puedan controlar completamente la infección, aunque no significa que la incidencia de la enfermedad no pueda ser disminuida mejorando las condiciones de saneamiento general. Es deseable que los lechones ingieran calostro y leche con títulos altos de anticuerpos contra rotavirus, sin embargo, esta protección pasiva es efectiva sólo por períodos; con estos conocimientos existe un gran interés sobre el posible desarrollo de vacunas que estimulen la inmunidad local en los animales.

 

La obtención de vacunas contra rotavirus de cerdo, ya ha sido enfocada por métodos convencionales, habiéndose probado la capacidad protectora de un virus atenuado de origen heterólogo (aislado de ternero) con resultados poco alentadores, la posibilidad queda abierta para ensayos de vacunas producidas a través de métodos no tradicionales.

 

Desde hace algunos años se han sugerido casos de diarrea por rotavirus en lechones entre siete y diez días de edad, la mayoría de ellos de presentación benigna; brotes con elevada morbilidad y baja mortalidad, si la enfermedad no es manejada adecuadamente. Este padecimiento no es de fácil control y requiere estudios sobre los tipos antigénicos existentes y sobre el posible uso de vacunas autógenas. 

 

Fuente: Apuntes del Congreso realizado en la UNRC

 



 

 

 

Comente esta nota

 

Ver los comentarios

 

 

 

 

 

 



Biofarma

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseño de sitios web