Nutrición Porcina 09/11

Papel de los ácidos grasos Omega 3 en la alimentación del cerdo

Parte II

 

Efecto de los AGPI Omega-3 en la modulación de la respuesta inflamatoria

La respuesta inmune de los animales se puede ver modificada por el aporte en la dieta de AG ω-3. Tanto los ácidos ω-6 como ω-3 se almacenan en las membranas celulares, desempeñando dos funciones principales: componentes estructurales y sustratos para la producción de eicosanoides, como las prostaglandinas (PGE), tromboxanos (TX) y leucotrienos (LT) (Calder, 2007). Las rutas metabólicas de los AGPI ω-6 y ω-3 están vinculadas al ser metabolizados por las mismas enzimas (ω-6 y ω-5 desaturasa y elongasa) y, por lo tanto, compiten por el mismo conjunto de enzimas.

 

El AL se convierte en ácido araquidónico (AA, 20:4, ω-6), que es el precursor de PGE de la serie 2 y TX, así como de LT de la serie 4. El ALA se convierte en ácido eicosapentanoico (EPA, 20:5, ω-3), que es el precursor de PGE de la serie 3 y TX, así como de LT de la serie 5. Los ácidos grasos AA y EPA también se convierten en sus respectivos eicosanoides, que juegan un papel importante en la aterosclerosis, enfermedad coronaria, el asma bronquial y otras enfermedades inflamatorias (Das, 2006).

Las PGE de la serie 2 regulan la producción de citoquinas proinflamatorias, mientras que las PGE de la serie 3 se trasforman en eicosanoides anti-inflamatorios (Bagga et al., 2003). Para fomentar la producción de PGE antiinflamatorias y para desalentar la producción de PGE inflamatorias, el ácido AA se debe reducir en la dieta, y una cantidad adecuada de ácidos ω-3 deben ser consumidos (Boyce, 2007). Por lo tanto, la dieta tiene que favorecer un equilibrio entre los distintos tipos de prostaglandinas para que no exista un efecto demasiado pronunciado de un determinado tipo.

 

La sustitución de manteca de cerdo por aceite de pescado (70 g/kg de pienso) en las dietas de cerdas al final de gestación y durante la lactancia reduce la liberación de eicosanoides por las células inmunes de lechones lactantes (Fritsche et al., 1993).

Además, Lauridsen et al., (2007) reportaron una menor producción de la serie 2 de PGE y TX en los macrófagos alveolares de lechones de cerdas alimentadas con 80 g/kg de aceite de pescado.

Además, los AGPI ω-3 y sus metabolitos son ligandos naturales de los receptores gamma activadores de la proliferación de peroxisomas (PPARγ). Los PPARγ se sabe que juegan un papel fundamental en la respuesta inmune a través de su capacidad de inhibir la expresión de citoquinas inflamatorias y dirigir la diferenciación de las células inmunes hacia fenotipos anti-inflamatorios (Martin, 2009). Marion-Letellier et al. (2008) informaron de que los AGPI ω-3 no sólo reducen la secreción de las citoquinas pro-inflamatorias interleuquinas 6 y 8, sino que además aumentan la expresión de los PPAR. Los datos de un ensayo con cerdos alimentados con 100 g/kg de semillas de lino, ponen de manifiesto una disminución de la expresión génica del factor de necrosis tumoral α (TNF-α) mediante un mecanismo dependiente de los PPARγ (Huang et al., 2008). Además, Zhan et al. (2009) informaron que la suplementación de la dieta de cerdos con 100 g/kg de semillas de lino provoca un aumento en la expresión de PPARγ y una disminución de la expresión de TNF-α en el músculo (Cuadro 3).

 

Cuadro 3. Efecto de la suplementación con 10% de linaza sobre la expresión de los genes relacionados con la inflamación (Zhan et al., 2009).

Suplementación con linaza al 10% antes del sacrificio, 2 días.

C:\Documents and Settings\Susana!\Mis documentos Nueva\tabbbb11.JPG

1 PPARγ = Proliferador de peroxisoma activados por receptores γ;

TNF-α= Factor de necrosis tumoral α.

2 Cuatro tratamientos, el T1 = tratamiento control y tres tramientos con 10% de linaza (T2, T3 y T4 con diferentes días de duración). En cada tratamiento 6 cerdos.

3 La n usada para calcular el SEM fue de 6.

4 NS = no significativo; L y Q indica un efecto lineal y cuadrático significativo, respectivamente para los días con la dieta suplementada.

5 Valores de PCR.

** p 0.01.

Efecto de los ÁCIDOS Omega-3 sobre los parámetros reproductivos

La mayoría de los artículos de la literatura especializada hacen referencia al efecto de los AGPI ω-3 sobre aspectos tales como: tamaño de camada, peso del lechón, mortalidad pre-destete de los lechones y fertilidad del verraco. Mateo et al. (2009) reportaron que los lechones nacidos y criados con cerdas primíparas alimentadas con una dieta suplementada con AGPI ω-3 (20 g/kg de una fuente marina de ω-3 a partir del día 60 de gestación hasta el día 21 de lactancia) tienen un mayor peso al destete en comparación con los controles (Cuadro 4) Así mismo, se observó una mayor concentración de inmunoglobulinas calostrales (Ig G) en cerdas alimentadas con dietas suplementadas con AGPI ω-3 en relación al control (24.4 19.9 mg/ml de Ig G). Sus resultados mostraron que la inclusión de AG ω-3 mejora el crecimiento de los lechones durante la lactación independientemente del número del parto de las cerdas y del nivel de proteína de la dieta.

Por otra parte, Rooke et al. (2001a) ponen de manifiesto una disminución en la mortalidad pre-destete en lechones nacidos de cerdas alimentadas 16,5 g/kg de aceite de salmón desde la cubrición hasta el destete. En efecto, el enriquecimiento en DHA del tejido cerebral de los lechones puede conducir a un mayor vigor del mismo y a una menor mortalidad predestete, principalmente por reducir el número de aplastamientos (Córdoba et al., 2000).

Su efecto positivo también se aprecia sobre la supervivencia fetal. En este sentido, Webel et al. (2004) encontraron mejoras en el número total de lechones nacidos (12 11,3) y en el número de lechones nacidos vivos (10,9 10,2) cuando suplementaron la dieta de cerdas gestantes con 85 g de un suplemento de ácidos grasos ω-3 durante los 35 días anteriores a la cubrición

Cuadro 4. Efecto del enriquecimiento de la dieta con AGPI 􀁴-3 sobre los parámetros productivos en cerdas primíparas durante la gestación y a lo largo de la lactación (Mateo et al., 2009).

 

Tratamiento 1

C:\Documents and Settings\Susana!\Mis documentos Nueva\tabbbb.2.JPG

C:\Documents and Settings\Susana!\Mis documentos Nueva\tabbbb.3.JPG

a, b Letras distintas dentro de una misma fila nivel de significación (p ≤ 0.05).

1 Las dietas en lactación fueron administradas ad libitum. Control = dieta a base de maíz y soja. Dieta con AGPI ω-3 (dieta suplementada con 20g/kg de una fuente marina).

 

Cuadro 5. Efecto de la suplementación con aceite de atún sobre las características seminales porcinas (Rooke et al., 2001b).

C:\Documents and Settings\Susana!\Mis documentos Nueva\tabbb4.JPG

1Valores pre-experimentales. L: efecto lineal del tiempo o de la interacción tiempo x dieta.

 

La mayor robustez de los lechones al nacimiento se traduce en una mejora del comportamiento de amamantamiento. A este respeto, Rooke et al., (2001c) reportaron que los lechones nacidos de cerdas que habían sido alimentadas con dietas con 1,65% de aceite de atún desde el día 92 de gestación tendían a contactar antes con las mamas y tardaban menos en mamar que los procedentes de cerdas alimentadas con una dieta control. Este aspecto está en consonancia con los resultados de Ng e Innis (2003) quienes encontraron que los lechones recién nacidos alimentados con una dieta rica en DHA tenían mayor actividad y menor sensación de miedo o ansiedad, en pruebas efectuadas en laberintos, que los lechones nacidos con una dieta control.

En otro orden de cosas, los espermatozoides porcinos contienen una cantidad significativa de DHA, y es probable que el DHA desempeñe un papel protagonista en la fertilidad óptima del verraco.

En este sentido, la suplementación de la dieta de verracos con 30 g/kg de aceite de atún, con un 25% de DHA, mejora las características de los espermatozoides, incluida la concentración, la vitalidad y la proporción de espermatozoides con motilidad progresiva y la valoración normal de acrosoma (Cuadro 5) (Rooke et al., 2001b).

Sin embargo, otros autores (Paulenz et al., 1999) no detectaron mejoras en la motilidad del esperma tras el aporte del aceite de pescado. La razón podría estar en que la calidad media del esperma de este estudio era superior a la reportada por Rooke et al., (2001b).

 

Continúa en parte III

 

Fuente: Quiles, A. y Hevia, M.L. Departamento de Producción Animal. Facultad de Veterinaria. Universidad de Murcia. Universoporcino.com

 

 

Comente esta nota

 

Ver los comentarios

 

 

 

 

 


Villa y Moreno
Proveedores Agropecuarios

 

 

 

 

Laboratorio Llamas

 

 

 

Bioter

Bioter

Alimentos y concentrados

 

 

 

Vetifarma

Vetifarma

Alimentos y concentrados

 

 

 

Austral Del plata aditivos alimentarios a base de probióticos

Aditivos alimentarios a base de probióticos

Alimentos y concentrados

 

 

 

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseño de sitios web