Mercado orgánico: Estados Unidos

Criar cerdos orgánicamente y vender su carne como orgánica es otro mercado lucrativo.

 

Cuando compramos carne, tenemos ciertas imágenes de ganado pastando libremente en el campo; pero no podemos saber si les aplican hormonas, si comen transgénicos y no queremos ni imaginar cómo son sus últimas horas en el frigorífico, luego de viajar apilados en un camión-jaula. Los consumidores que eligen orgánicos pagan más por carne de un animal bien alimentado y bien tratado desde la gestación hasta la faena. La gran mayoría de los compradores elige alimentos ecológicos por su propia salud, nada de pesticidas ni organismos genéticamente modificados; a algunos pocos, los más verdes de todos, les preocupa el cuidado del medio ambiente.

 

En el 2000 USDA (United States Department of Agriculture), estableció las normas de producción que deben cumplir los productos agrícolas denominadosorgánicos” y los requisitos de crianza y manejo del ganado “orgánico”.

 

El mercado orgánico, aunque todavía pequeño, crece anualmente un 24 por ciento. Food Marketing Institute, representante de mayoristas y detallistas, encontró que el 37 por ciento de los consumidores busca y compra productos orgánicos. Por lo tanto, las carnes orgánicas porcinas son parte de un nuevo mercado en desarrollo.

 

Todo producto agrícola, etiquetado como “orgánico”, debe proceder de granjas o procesadores certificados “orgánicos” por una agencia estatal o privada acreditada por USDA. Las granjas y procesadores que venden menos de $5,000 al año en productos orgánicos porcinos no necesitan certificación.

Los chanchos destinados al consumo deben ser manejados orgánicamente desde el último tercio de su gestación. Deben comer alimentos certificados como orgánicos. Los productores pueden suministrarles vitaminas y minerales suplementarios.

 

Los chanchos criados orgánicamente no pueden recibir ni hormonas ni antibióticos. Si un chancho se hiere o enferma, el productor no puede rehusarse al tratamiento recomendado, incluso con antibióticos, lo que le obligaría a vender esta carne como convencional.

La crianza orgánica requiere sacarlos al aire libre. Sólo pueden mantenerse temporalmente confinados por razones de salud y etapa de producción o para proteger el agua y el suelo.

 

ARGENTINA.
En Argentina en el caso de la producción de carne, solo se realiza el proceso de crianza orgánica en vacunos. Los productores tienen que cumplir requisitos establecidos por Senasa durante al menos dos años para obtener el sello de orgánicos. Los campos deben manejarse sin químicos y deben estar libres de organismos modificados genéticamente.

 

Los animales deben tener espacio, alimento y luz suficiente. No pueden ser tratados con hormonas, anabolizantes, ni promotores de crecimiento, pero sí con homeopatía, aromaterapia y fitoterapia. La normativa orgánica exige que se respete en todas las etapas el bienestar del animal. Por eso, se promueve la monta natural, el destete de los terneros se puede hacer a partir de los tres meses y los animales sólo pueden ser trasladados hasta 400 Km. Las certificadoras, que son las que otorgan el sello de alimento orgánico, hacen dos inspecciones anuales a los campos y cobran alrededor de $ 2.000 por año.

 

La hacienda debe viajar poco, pero lo que es primordial es que debe trasladarse de forma cómoda, debe descansar previo a la matanza y se debe evitar el estrés del animal al momento de su muerte. En los frigoríficos se les ponen rollos de pasto para que puedan echarse a descansar y se controlan los cambios de luz, porque la oscuridad asusta a los animales. Además de asegurar un tratamiento adecuado y "humanitario" de la hacienda, la carne de un animal no estresado es mucho más tierna.

 

 



Biofarma

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseño de sitios web