Manejo porcino 11/2008

SALUD DE LOS LECHONES DESPUÉS DEL DESTETE 2da.Parte

 

 

DINÁMICA DE LAS INFECCIONES DESPUÉS DEL DESTETE

La principal fuente de transmisión de agentes infecciosos para los lechones es su madre, pero también es una vital fuente de inmunidad. Las cerdas desarrollan inmunidad activa al ser expuestas a los agentes infecciosos y luego transfieren a los lechones la inmunidad pasiva, calostral o maternal, constituida principalmente por anticuerpos, los cuales tienen una vida media determinada para cada enfermedad.

 

Por ejemplo, los anticuerpos calostrales contra parvovirus porcino persisten durante meses, mientras que los anticuerpos contra Escherichia coli merman en cuestión de días. La acción de los anticuerpos contra los microorganismos o sus toxinas protege a los lechones de las infecciones antes de desarrollar inmunidad activa contra ese agente en particular. Una vez que desaparece la inmunidad calostral el lechón necesitará generar su propia inmunidad activa para defenderse de la infección. El desarrollo de una respuesta activa eficaz requiere tiempo (generalmente, entre 7 y 14 días), mientras que los anticuerpos maternales están disponibles inmediatamente.

 

Para la mayoría de las enfermedades que afectan de manera importante a los cerdos, los anticuerpos calostrales declinan después del destete (3 a 6 semanas de vida). Esta caída de inmunidad materna complicada por el estrés generado por el cambio brusco de ambiente, alimento y orden social hacen del periodo de destete (3 a 8-10 semanas de vida) un verdadero reto para los lechones.

 

Una vez en el destete, algunos lechones que se infectaron de sus madres comenzarán a excretar microorganismos, otros estarán inmunes por contar aún con inmunidad calostral que les permitirá defenderse de la infección, pero otro grupo de individuos estará susceptible, bien sea porque no recibió inmunidad maternal de su madre o porque los anticuerpos ya disminuyeron. En este momento es cuando una infección determinada puede generar una epidemia o simplemente pasar desapercibida, dependiendo de la proporción de individuos infecciosos, susceptibles e inmunes en el grupo.

 

Una práctica muy difundida en la industria porcina moderna es la transferencia o “emparejamiento” (movimiento de animales para la igualación) de cerdos en maternidad, destete y engorde. El uso excesivo de esta estrategia genera un incremento en el estrés de los individuos debido a que después de cada transferencia el grupo de cerdos debe restablecer el orden jerárquico.

 

Esto genera peleas que no sólo traen como consecuencia el gasto de energía y aumento del estrés, sino también la reducción en el consumo de alimento o leche entre 24 y 48 horas después de la transferencia. Es muy posible también que estos emparejamientos afecten de manera negativa la dinámica de los agentes infecciosos y la inmunidad en ese grupo de individuos.

 

Estudios preliminares en nuestro grupo sugieren que las células de defensa contra Mycoplasma hyopneumonaie transferidas en el calostro de la madre al lechón son funcionales únicamente en los hijos de la cerda que las produjo. Por lo tanto, los “emparejamientos” deberían realizarse después del consumo del calostro, reduciendo estos movimientos en la medida de lo posible. La peor combinación es tener lechones sin anticuerpos calostrales contra un agente, en contacto con una cerda excretando ese microorganismo.

 

 

Algunas de las alternativas desarrolladas para incrementar la estabilidad inmune del rebaño de cerdas se explican a continuación:

La aclimatación de cerdas de reemplazo se fundamenta en la exposición de las hembras nuevas ante los agentes infecciosos presentes en la explotación para evitar que enfermen al ingresar en la gestación. Esta exposición debe realizarse idealmente mediante vacunaciones. Sin embargo, la ausencia de vacunas adecuadas para algunas enfermedades obliga a utilizar alternativas como la exposición intencional a suero, tejidos, animales de la granja o heces.

 

El procedimiento está constituido por una fase de exposición y una de recuperación o “enfriamiento” para garantizar que las cerdas que ingresan en la población estén inmunizadas, pero también hayan dejado de excretar virus o bacterias. Ésta es una manera de mantener la introducción de reemplazos sin aumentar el número de susceptibles en la población.

El cerrado de granja consiste en restringir la entrada de reemplazos a la granja asumiendo que la población existente ha sido expuesta previamente a las enfermedades a controlar. El tiempo de “cerrado” permitirá que los cerdos infecciosos que aún están excretando virus o bacterias dejen de hacerlo, y la ausencia de individuos susceptibles terminará por sofocar la infección activa. La ventaja de este programa es que no implica la eliminación de hembras para erradicar enfermedades como PRRS o Mycoplasma, lo cual lo hace muy apropiado para granjas con animales de alto valor genético. Es necesario combinar esta estrategia con la separación estricta de lechones y madres al destete, de manera que no se mantengan individuos susceptibles en contacto con la población de madres y sus enfermedades.

 

Intervenciones en masa sobre el núcleo de cerdas incluyen estrategias como la vacunación o inoculación simultánea de todos los individuos de la población con el objetivo de exponer los animales al microorganismo para reducir la proporción de individuos susceptibles e incrementar la inmunidad de rebaño.

También es posible reducir la proporción de individuos infecciosos mediante la medicación o vacunación en masa y así reducir la prevalencia de las enfermedades en los lechones destetados. Se han publicado experiencias positivas con la vacunación en masa contra el PRRS, la enfermedad de Aujeszky y la fiebre aftosa. Ejemplos del uso con éxito de inoculación en masa del microorganismo incluyen la gastroenteritis transmisible y el PRRS. Así como también programas de control y eliminación de Mycoplasma hyopneumonaie, Actinobacillus pleuropneumoniae y rinitis atrófica se basan en el tratamiento simultaneo del rebaño de cerdas con antibióticos.

 

 

EJEMPLO DE ALTERNATIVAS PARA CONTROLAR LAS INFECCIONES DE LOS LECHONES DESPUÉS DEL DESTETE

DESPOBLACIÓN PARCIAL O “FORMACIÓN DE BURBUJAS”

Tiene como finalidad cortar el ciclo de las enfermedades al detener la entrada de individuos susceptibles a la población infectada hasta que el porcentaje de individuos infecciosos presentes sea incapaz de generar un repunte de la infección. La utilización del manejo en bandas en granjas pequeñas para producir grupos más grandes de lechones y homogéneos cada 3 o 4 semanas o desviar el flujo de cerdos destetados durante algunas semanas son ejemplos de cómo se puede afectar la dinámica normal de una infección y así llegar a controlarla o eliminarla.

 

Un aspecto clave en esta estrategia es contar con un protocolo de limpieza, desinfección y secado apropiado que permita eliminar la mayor cantidad de microorganismos en la instalación antes de repoblarla. Estas “burbujas” deben realizarse en el tiempo preciso, cuando se reduce significativamente o se elimina la transmisión vertical del agente a controlar, de manera que se obtenga el máximo beneficio. Por ejemplo, no tiene sentido despoblar el destete hasta que las cerdas dejen de transmitir virus del PRRS a sus lechones. En el control de enfermedades bacterianas la “burbuja” debe estar precedida por vacunación o medicación de las cerdas en masa, para reducir la transmisión vertical y aumentar la proporción de individuos inmunes.

 

MODULACIÓN DE LA PREVALENCIA AL DESTETE (MYCOPLASMA)

Estudios realizados por nuestro grupo concluyeron que una mayor prevalencia de colonización nasal de Mycoplasma hyopneumonaie al destete (3 semanas de vida) está significativamente asociada a una mayor prevalencia de lesiones y enfermedad clínica durante el crecimiento y engorde de los cerdos. Grupos de destete con prevalencia de colonización menor del 10%, generalmente no expresan la enfermedad clínica en su vida productiva.

 

Por lo tanto, el objetivo de las intervenciones para controlar esta enfermedad debe ser reducir la prevalencia de lechones colonizados con Mycoplasma al destete lo máximo posible, para evitar la expresión de la enfermedad clínica durante el crecimiento y engorde, lo cual se puede lograr mediante vacunación o medicación de las madres antes del parto. Actualmente en nuestro grupo se realizan estudios para proponer alternativas concretas de vacunación y medicación en las cerdas y lechones lactantes y así reducir la prevalencia de lechones colonizados al destete.

 

EXPOSICIÓN TEMPRANA (POLISEROSITISY MENINGITIS)

Haemophilus parasuis y Streptococcus suis son bacterias ubicuas en las poblaciones de cerdos y se caracterizan por colonizar a los lechones de forma muy temprana. La inmunidad calostral que reciben los lechones los protege de la expresión clínica de la enfermedad pero no de ser infectados. Aunque la mayoría de los cerdos son colonizados en la maternidad, sólo algunos desarrollan la enfermedad clínica en el destete.

Estudios realizados en nuestro grupo han demostrado que la exposición temprana a estas bacterias en presencia de inmunidad materna reduce la prevalencia de enfermedad clínica en el destete. Un plan de control para estas bacterias debe basarse en garantizar la exposición de las cerdas antes del parto, la transferencia adecuada de inmunidad a sus lechones mediante el calostro y la exposición temprana de los lechones al microorganismo para que la inmunidad activa se desarrolle cuando aún el lechón esta protegido por la inmunidad materna.

 

La medicación de las cerdas antes del parto o durante la lactancia, o la inyección rutinaria de antibióticos en lechones lactantes pueden alterar la dinámica de estas enfermedades en algunos casos por reducir la exposición de los lechones a Haemophilus parasuis o Streptococcus suis, por lo que se pueden generar problemas en el destete. Por lo tanto, cada estrategia de control debe evaluarse detalladamente considerando la epidemiología de estas enfermedades.

 

EXCLUSIÓN COMPETITIVA (ESCHERICHIA COLI)

La colibacilosis entérica y la enfermedad de los edemas, que afectan a lechones de entre 4 y 12 semanas de vida, están causadas por las toxinas producidas por algunas cepas de Escherichia coli que colonizan la mucosa intestinal. La identificación de una cepa no patogénica (no productora de enterotoxinas), pero del mismo tipo fimbrial (F18, K88) que la que está causando el problema en la granja, puede ser la solución. Después de la administración oral de esta cepa de E. coli no enterotoxigénica, los receptores que se suponía ocuparía la E. coli enterotoxigénica que produce la enfermedad estarán ya ocupados evitando la colonización de la cepa patogénica. Ésta es una forma de afectar la dinámica de una enfermedad mediante la reducción de los individuos susceptibles.

 

ESTABILIDAD DE LA INMUNIDAD DEL REBAÑO REPRODUCTOR

Es imposible discutir el manejo de la salud de los lechones destetados sin comentar la principal fuente de infección e inmunidad para estos lechones: el rebaño de madres. Algunas de las alternativas desarrolladas para incrementar la estabilidad inmune del rebaño de cerdas se explican a continuación:

La aclimatación de cerdas de reemplazo se fundamenta en la exposición de las hembras nuevas ante los agentes infecciosos presentes en la explotación para evitar que enfermen al ingresar en la gestación. Esta exposición debe realizarse idealmente mediante vacunaciones. Sin embargo, la ausencia de vacunas adecuadas para algunas enfermedades obliga a utilizar alternativas como la exposición intencional a suero, tejidos, animales de la granja o heces. El procedimiento está constituido por una fase de exposición y una de recuperación o “enfriamiento” para garantizar que las cerdas que ingresan en la población estén inmunizadas, pero también hayan dejado de excretar virus o bacterias (7). Ésta es una manera de mantener la introducción de reemplazos sin aumentar el número de susceptibles en la población.

 

El cerrado de granja consiste en restringir la entrada de reemplazos a la granja asumiendo que la población existente ha sido expuesta previamente a las enfermedades a controlar (8). El tiempo de “cerrado” permitirá que los cerdos infecciosos que aún están excretando virus o bacterias dejen de hacerlo, y la ausencia de individuos susceptibles terminará por sofocar la infección activa. La ventaja de este programa es que no implica la eliminación de hembras para erradicar enfermedades como PRRS o Mycoplasma, lo cual lo hace muy apropiado para granjas con animales de alto valor genético. Es necesario combinar esta estrategia con la separación estricta de lechones y madres al destete, de manera que no se mantengan individuos susceptibles en contacto con la población de madres y sus enfermedades.

 

Intervenciones en masa sobre el núcleo de cerdas incluyen estrategias como la vacunación o inoculación simultánea de todos los individuos de la población con el objetivo de exponer los animales al microorganismo para reducir la proporción de individuos susceptibles e incrementar la inmunidad de rebaño. También es posible reducir la proporción de individuos infecciosos mediante la medicación o vacunación en masa y así reducir la prevalencia de las enfermedades en los lechones destetados. Se han publicado experiencias positivas con la vacunación en masa contra el PRRS, la enfermedad de Aujeszky y la fiebre aftosa. Ejemplos del uso con éxito de inoculación en masa del microorganismo incluyen la gastroenteritis transmisible y el PRRS. Así como también programas de control y eliminación de Mycoplasma hyopneumonaie, Actinobacillus pleuropneumoniae y rinitis atrófica se basan en el tratamiento simultaneo del rebaño de cerdas con antibióticos.

 

Fuente: Jean Paul Cano y Carlos Pijoan

 

 

Comente esta nota

 

Ver los comentarios

 

 

 

 

 


PORCINE PILI SHIELD®

Bacterina para inmunización de cerdas sanas contra Escherichia coli, para incrementar anticuerpos calostrales en su progenie

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseño de sitios web