Con cerdos regeneran dedos.

 

NUEVA YORK.- Los científicos experimentan con nuevas formas de regenerar dedos con recursos que parecen de la película de Harry Potter.

 

Una persona que se cortó la punta de un dedo pudo recuperarlo con una terapia basada en el uso de un extracto de vesícula de cerdos. Los científicos también han logrado que crezcan miembros adicionales a las salamandras y hay ratones de laboratorio que muestran una increíble capacidad para reparar sus lesiones.

 

En los próximos meses, los científicos tratarán de determinar si el extracto de vesícula de cerdo puede ayudar a soldados a recuperar sus dedos, y un proyecto con fondos del gobierno estadounidense trata de descubrir el secreto de la regeneración de miembros en algunos animales con la esperanza de aplicarlo en humanos.

 

Recuperar un dedo va más allá de una finalidad estética. La gente que ha perdido todos o la mayor parte de ellos en una explosión o incendio muchas veces no puede recoger cosas, cepillarse los dientes o abotonarse la ropa. Si pudieran recuperar cuando menos un pequeño muñón, ello mejoraría mucho su calidad de vida.

 

Y las lecciones aprendidas a partir del estudio del crecimiento de dedos y miembros nuevos podría ayudar en el campo de la medicina regenerativa, quizá alguna vez ayudándole a la gente a reemplazar partes de sus corazones y médulas espinales.
Por ahora, baste considerar la situación de Lee Spievack, vendedor de una tienda de aeromodelismo en Cincinnati, quien perdió el dedo medio de la mano derecha en agosto del 2005.

 

Estaba ayudándole a un cliente con el motor de un avión a escala en el patio posterior de la tienda. Sabía que el motor presentaba un riesgo porque había que montar la hélice al revés para que marchara en la dirección correcta.
"Le apunté y dije: 'tiene que deshacerse de este motor, es demasiado peligroso'. Entonces metí el dedo en la hélice", dijo Spievack.

 

Al no calcular la distancia al apuntar a la hélice, Spievack perdió la punta del dedo, por debajo de la base de la uña. La punta, de casi un centímetro de largo, nunca fue encontrada. Cuando su dedo quedó mutilado, todo parecía indicar que sería para siempre.

 

Si Spievack, ahora de 68 años, hubiera sido un bebé, las cosas hubieran sido diferentes. Hasta antes de cumplir los dos años, la gente puede recuperar las puntas de los dedos, dijo Stephen Badylak, experto en regeneración de la Universidad de Pittsburgh. Eso es algo poco común entre los adultos, dijo.

 

Afortunadamente para Spievack, su hermano Alan, ex cirujano en Harvard, fundó la empresa ACell Inc., que produce un extracto de vesícula de cerdo para promover la regeneración de tejidos, usado actualmente en caballos y ya autorizado para su empleo en seres humanos.

 

El dedo de Spievack recuperó su tamaño a las cuatro semanas y a los cuatro meses "parecía mi dedo normal", aunque un poco duro, como con callos, y con una pequeña cicatriz al final, además de que la uña le crece dos veces más rápido que las de sus otros dedos.


 Fuente: elnorte.com

 

 

 



 


Banco Nación Argentina

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseņo de sitios web