Carne Porcina 07/11

Nutrientes de la carne de cerdo

 

La carne de cerdo ha sido considerada en la dieta familiar por su versatilidad de formas de preparación y por su delicioso sabor. Actualmente la carne de cerdo cumple con las exigencias del consumidor, quien requiere reúna una serie de características relacionadas a un producto nutritivo y saludable.

 

 

 

En los últimos años, varias investigaciones pusieron de manifiesto que esta carne es tan sana como las demás. La industria alimentaria interesada en la salud del consumidor, consideró una raza con más carne y menos grasa para la producción de carne de cerdo. Por lo tanto, en los últimos 10 años se logró:

 

    Reducción de la grasa en un 31%.

    Reducción del colesterol en un 10%.

    Reducción de las calorías en un 14%.

    Aumento de la carne magra (baja en grasa) en un 20%.

Nutrientes en la Carne de cerdo

NUTRIENTES

VITAMINAS

MINERALES

Proteína      43%

Tiamina         66%

Fósforo       21%

Grasa total   9%

Vitamina B6   26%

Zinc            12%

 

Niacina          25%

Potasio        11%

 

Vitamina B12 11%

Hierro            5%

 

Riboflavina    16%

Magnesio      6%

 

 

Para un buen crecimiento

La carne de cerdo contiene proteína, necesaria para el crecimiento y desarrollo (Infancia y adolescencia), mantenimiento (adultez) y reparación (Vejez) de los tejidos del cuerpo.

 

Favorece tu vitalidad

La carne de cerdo contiene Tiamina que es una vitamina que interviene en el metabolismo de los carbohidratos y cumple un rol indispensable en el funcionamiento del sistema nervioso.

 

Favorece tu corazón

La carne de cerdo es fuente de potasio que favorece la contracción y relajación muscular, entre ellos el corazón.

 

Carne rica y saludable

Al consumir 100 g de lomo cocido, estará consumiendo sólo 2,4 g de grasa saturada. Esta cantidad representa menos del 10% máximo de consumo por día.

En torno al 48% de la grasa porcina son ácidos grasos monoinsaturados del tipo ácido oleico; característico del aceite de oliva. La ingesta de este tipo de grasa contribuye a reducir los niveles de colesterol total en sangre a expensas del llamado colesterol malo o colesterol LDL y a aumentar los niveles del llamado colesterol bueno o colesterol HDL. Lo cierto es que los ácidos grasos saturados, los que consumidos en exceso resultan perjudiciales para el corazón, representan un porcentaje inferior con respecto a otras carnes. Por este motivo el cerdo constituye, junto con las aves sin piel o el conejo, una buena alternativa de consumo de carne que no implica una ingesta elevada de grasa y que tampoco incide de modo negativo en los niveles de colesterol en sangre. En cuanto al colesterol, las piezas más magras aportan entre 60 y 80 miligramos por cada 100 gramos, una cantidad inferior a la que presentan el cordero o el vacuno.

 

Variedad de minerales y de vitaminas

La carne de cerdo contiene minerales como hierro de fácil absorción o hierro hemo (presente en animales de sangre caliente y pescado, el que más se aprovecha), zinc, fósforo, sodio y potasio. Destaca su aporte de vitaminas del grupo B, en especial de vitamina B1 o tiamina. Contiene entre 8 y 10 veces más tiamina que el resto de carnes. Esta vitamina cumple con funciones muy importantes en el organismo: estimula el metabolismo e interviene en el buen funcionamiento del sistema nervioso. Asimismo, la carne de cerdo es más rica en biotina, ácido pantoténico, riboflavina y piridoxina que la de otras carnes, y en ella también está presente la vitamina B12.

 

TIPS PARA MANTENER CALORÍAS BAJAS EN SU ALIMENTACIÓN

    Utiliza cortes bajos en grasa, es decir con la mínima cantidad de grasa visible como lomos y filetes.

    Retira la grasa visible de aquellos cortes que presenten grasa.

    Prefiere preparar los alimentos asados, al horno, parrilla, salteado, plancha, cocidos, donde se utiliza muy poca grasa.

    Utiliza hierbas y especias para realzar el sabor y menos grasa.

    Acompaña tus platillos con vegetales y frutas.

 

TIPS AL COMPRAR Y ALMACENAR LAS CARNES

    Compra los alimentos refrigerados o congelados al final de tus compras.

    Nunca escojas carnes con la envoltura rota o que estén goteando.

    Coloca las carnes crudas en una bolsa de plástico para que los jugos no contaminen otros alimentos.

    Utiliza envolturas de plástico al congelar carnes y su empaque original, para evitar la deshidratación del producto y pérdida de jugos por exposición al frío.

    Evita dejar las carnes fuera de la refrigeradora por más de dos horas. Las bacterias que causan intoxicaciones en los alimentos crecen rápidamente a temperatura ambiente.

    Es recomendable hacer porciones según su consumo para evitar congelar y descongelar.

     

Fuente: Universoporcino.com

 

 

Comente esta nota

 

Ver los comentarios

 

 

 

 

 


Vetifarma

Vetifarma

Alimentos y concentrados

Biofarma

Biofarma

Alimentos y concentrados

 

 

 

Bioter

Bioter

Alimentos y concentrados

 

 

 

Agroindustrial Cañuelas

Agroindustrial Cañuelas

Alimentos y concentrados

 

 

 

Chapas Recicladas

 

 

 

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseņo de sitios web